header image 1

Entries from junio 2012

Cómo es ser periodista en Ciudad Juárez

junio 30th, 2012 · No Comments

Un crudo informe en video de treinta minutos a través de la voz y la mirada de cuatro periodistas, en la revista Vice y poco antes de las elecciones en México.

Tags: Sobre periodismo (crónicas y textos ajenos sobre el oficio de cronista)

Géminis

junio 29th, 2012 · 1 Comment

Cómo se llamará ese lugar, ubicado entre la inocencia y la estupidez, donde nos paramos, alguna que otra vez, para mirar la noche desde abajo creyendo que el imperceptible e incomprobable movimiento de los astros genera un murmullo capaz no solo de alcanzarnos sino también de determinar los pasos que daremos y ubicar las piedras que nos harán tropezar. Y suponemos que es tal la sabiduría y generosidad del Universo, que no contento con restringir y encarcelar nuestro futuro, hace caminar entre nosotros, pobres y miopes mortales, a los Iluminados, a los elegidos capaces de traducir, por unos pocos pesos, en una revista de domingo, los salpicados dibujos del espacio exterior a la Tierra.

Delicada y extrañamente certera es la ambigüedad de sus palabras. Saben que nos van a traicionar, pero no dicen quién. Auguran enfermedad en los avisos de cuidarnos el estómago y la garganta. Nos previenen del uso del dinero, de la energía nefasta que puede emanar de la materia, de un auto, de un contrato, de un abogado. Hablan de peligros lógicos, de ciclos, de la luna y casas estelares. Y es esta falta de precisión, esa inexacta oscuridad cósmica presente en sus predicciones lo que nos hace sospechar que la Verdad está ahí, indudablemente, que no nos queda otra que creer que esta semana nos caerá mal la comida, programaremos un viaje y alta será la armonía, oh Venus, si es que estamos en pareja.

Lo cierto es que el futuro no nos asusta. Protegidos por Mercurio, con ascendente en Capricornio, sabemos mejor que nadie nuestro horóscopo. Sólo leemos para confirmar o derrochar esotérica vanidad en hacer notar los desaciertos. Sabemos que todo cambia, que nada dura, que el amor se termina, que el deseo se desvanece, que la vida es corta y dura, que mañana será como ayer, que pensamos en el futuro porque lo que en verdad no entendemos ni manejamos es el presente.

Perro que ladra

Tags: El Recomendador, por El Perro (actualiza los viernes)

Una entrevista con Angeles González-Sinde

junio 29th, 2012 · No Comments

“La ley más conocida de España, o al menos la única que serían capaces de mencionar espontáneamente una amplia mayoría de los españoles si les disparáramos la pregunta a bocajarro, lleva su apellido. Aunque en realidad no es una ley en sentido estricto, sino tan sólo la Disposición Final Cuadragésima Tercera de una ley mucho más amplia, la Ley de Economía Sostenible. Ángeles González-Sinde, ministra de Cultura con el último Zapatero, ex presidenta de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España y guionista y directora de cine, tiene suerte de haber nacido en Madrid en 1965 y no en Salem en 1692. Porque con la llamada Ley Sinde pasó a formar parte de ese ilustre y españolísimo panteón de egregios villanos en el que también figuran Esperanza Aguirre, el cine español, Fernando Alonso o Rosa Díez, entre muchísimos otros.”

El texto completo, acá.

Tags: Discusiones y polémicas

Una entrevista con Mario Bellatin

junio 29th, 2012 · 1 Comment

“Cuando se le pregunta por la veracidad de todas esas rarezas con que dibuja su figura en sus libros, Bellatin suele responder con un comprensivo pero indiferente “no importa, eso no importa”. Explica que todos esos elementos autorreferenciales, así como los temas recurrentes de su escritura, como la enfermedad, la deformidad de los cuerpos o la presencia de la muerte —que fabuló en una truculenta novelita de 1994 llamada Salón de belleza, una parábola implícita de la expansión del VIH en aquella época—, son pretextos para atraer al lector a un mundo diferente. ‘Yo quiero lograr transitar por una realidad paralela a la cotidiana”, dice, “y que el lector se salga del mundo real y entre a este universo que no es el mundo de todos los días, deslavado y aburrido’”.

El texto completo, acá.

Tags: De todo un poco (literatura y misceláneas)

Jean-Luc Godard en cuatro minutos

junio 28th, 2012 · No Comments

Una entrevista de cuando JLG estrenó Sin aliento, en 1960, en el marco del festival de Cannes pero en una sala aledaña a las de la organización. El minuto final es imperdible: “Hice una película masiva, y la gente ahora me cree. Ojalá no le hubiera gustado a nadie, y nadie me creyera. Prefiero trabajar con la gente cuando me tengo que pelear”. Y cincuenta y pico de años después, sigue filmando.

Tags: De todo un poco (literatura y misceláneas)

Bolivia en llamas x Alfredo Grieco y Bavio

junio 28th, 2012 · No Comments

“Mientras el presidente estaba de viaje, un grupo de policías bolivianos, acompañados por sus esposas, se amotinaron para reclamar mejores salarios. Durante seis días tomaron edificios públicos, quemaron archivos y marcharon por las calles de La Paz y otros ocho departamentos. Al mismo tiempo que el presidente paraguayo Lugo era destituido en un trámite exprés, un motín incendiario puso en jaque al gobierno de Evo Morales”.

El texto completo, acá.

Tags: Sobre periodismo (crónicas y textos ajenos sobre el oficio de cronista)

River y su gran deuda pendiente: volver a jugar como River

junio 28th, 2012 · No Comments

Por Maximiliano Tomas

¿Se puede dejar de lado la pasión a la hora de escribir sobre fútbol? Se puede e incluso, muchas veces, se debe. Porque “el amor no razona”, como escribió el crítico italiano Roberto Bazlen. No son pocas las relaciones entre fútbol, inteligencia y escritura, y dos de ellas tienen fecha reciente. El periodista español Santiago Segurola (Barakaldo, 1957), redactor jefe de Deportes del diario El País de Madrid entre 1999 y 2006, acaba de recopilar sus mejores crónicas, reportajes y entrevistas en el libro Héroes de nuestro tiempo. 25 años de periodismo deportivo: ahí está la cobertura del primer partido de Josep Guardiola como técnico del Barcelona B, la larga entrevista a Alfredo Di Stéfano o el reportaje en el que anticipa la gran eclosión experimentada por el deporte español desde fines de los años 90 y hasta la actualidad. El otro libro indispensable que puede conseguirse  después de años de ausencia es Fútbol, dinámica de lo impensado, del periodista Dante Panzeri (1921-1978), prologado por Ezequiel Fernández Moores y el propio Segurola.

¿Qué decir de esta obra tan extraña como estimulante, que empieza con una sentencia sorprendente (“Este libro no sirve para nada”), que no se haya dicho todavía? Poco. Apenas señalar, para quienes no lo hayan leído, que Panzeri creía (como Borges, que dividía a la literatura en dos) que hay sólo dos maneras de jugar al fútbol: bien y mal. Que el fútbol se puede definir como “el arte del imprevisto” y como “una ciencia oculta de imposible enseñanza académica”. Que puede ser interpretado como una “lucha de picardías”, o como “el más hermoso juego que haya concebido el hombre, y la más perfecta introducción al hombre en la lección humana de la vida cooperativista”. Panzeri, incorruptible maestro de periodistas (y autor también del ensayo Burguesía y gangsterismo en el deporte), asegura haber aprendido sobre fútbol en las canchas tanto como en algunos libros de filosofía, puede categorizar a los hinchas entre los que “van a ver ganar” y los que “van a ver jugar”, citar extensamente a Julián Marías o a Johan Huizinga para ilustrar sus ideas y permitirse afirmaciones como ésta: “Nadie pierde por jugar bien; hay casos -muchos- en que se pierde a pesar de haber jugado bien. No se gana por prescindir de la consigna de jugar bien; hay casos -pocos- en que se gana jugando mal… El fútbol tiene lógica. Y esa lógica es permanente. Desde luego: también suele ganarse jugando muy mal… porque el adversario juega peor”.

El 26 de junio del 2011 River Plate, el equipo que tradicionalmente encarnó la estética del buen juego en la Argentina, perdió la categoría por primera vez en su historia. Lo hizo después de años de traicionar sus ideas deportivas y en medio de una grave crisis institucional, consecuencia de las malversaciones económicas de sus dirigentes. En ese momento escribí una columna de opinión titulada “Abdicación de un hincha de River”: era una reflexión desencantada que pretendía, en verdad, iniciar un debate acerca de las razones que habían llevado al club a una decadencia tan profunda. Cualquiera que la leyera con atención habría visto que utilizaba para ello (claro que adaptándolas al espacio) algunas de las ideas principales del libro de Panzeri. Pero el artículo cosechó una andanada de insultos, la ofensa de unos cuantos amigos y poco más. Enseguida comenzó la lucha desesperada de River por volver a primera división, y ya no hubo tiempo para preguntarse por las causas de tanto fracaso y humillación.

Durante un año sufrí los partidos de River en silencio y soledad. A pesar de la euforia desatada entre los hinchas el sábado pasado, cuando el club ganó el derecho a volver a jugar en primera, no debo ser el único al que le quedó un gusto amargo: se ganaron muchos partidos, se empató demasiado, se perdió bastante y nunca, o casi nunca, River volvió a ser el de nuestros recuerdos, ese equipo que salía a la cancha a jugar mejor que el rival, y que ganaba por eso. River se volvió una pasión desenfrenada, una máquina del aguante puesta al servicio de la venta de entradas y merchandising (y en el medio hubo más violencia y una nueva muerte, y ninguna explicación). Y el hincha del club comenzó a sufrir la peor de las metamorfosis posibles, abrazando los paradigmas que tradicionalmente correspondían a su mayor antagonista, Boca Juniors: lo más relevante pasaba en las tribunas, la demostración de fuerzas se imponía sobre la dinámica del juego, y de a poco se fue haciendo imperioso derrotar al rival como fuera, sin importar los medios. Para encontrar un verdadero partido de fútbol y no una escenificación de la guerra, la única alternativa fue (pauperizado también el campeonato de la A) refugiarse en las ligas española o inglesa.

Hoy el objetivo que obsesionó durante un año a todo el universo riverplatense está logrado. Habrá que agradecerle a Matías Almeyda el hecho de haber tomado la responsabilidad de un barco que se encontraba hundido varios metros bajo el agua. Pero este debería ser sólo el comienzo. El club tiene una gran deuda con sus hinchas y su propia historia: no hay urgencia mayor que volver a creer en que el fútbol es un juego donde las victorias son la consecuencia lógica del que mejor lo practica. Hasta entonces, no debería haber descanso.

(Publicado en lanacion.com).

Tags: Columnas de opinión propias en LA NACION y otros medios (2012 en adelante)

La Ciudad Contada: el libro (para leer gratis online)

junio 27th, 2012 · 5 Comments

“Buenos Aires, hidra de mil cabezas. Buenos Aires, una sola y gran cabeza: la de Goliath. Buenos Aires ciudad degollada, como la gallina de Quiroga. Buenos Aires, una y varias al mismo tiempo: la de mohínes europeos, la de la seducción latinoamericana, la difícil, la histérica, la chillona, la imaginada, la soñada, la extrañada, mi Buenos Aires querida. Buenos Aires ciudad de moda en el mundo de los cazadores de color local: fútbol y tango, vino y mujeres, carne y hueso, metrópoli y arrabal. Buenos Aires de los artistas del hambre, de Borges y Bioy y las Ocampo, pero también de Arlt y Cortázar, de Boedo y Florida, de la literatura cartonera. Buenos Aires, sus mitos y leyendas, y sin embargo: ¿quién se animaría a negar tres veces la realidad de todos esos atributos?

¿Cómo cuenta un porteño Buenos Aires? ¿Por dónde empezar? ¿Y cómo ven la ciudad los que no miran con ojos locales? En el marco de las actividades programadas en la Ciudad como Capital Mundial del Libro 2011, nueve escritores de América Latina y España vivieron y recorrieron Buenos Aires durante una semana. Todos ellos (Alejandro Zambra, Yuri Herrera, Elvira Navarro, Wilmer Urrelo Zárate, Natalia Mardero, Gabriela Alemán, Carlos Yushimito, Eunice Shade y Antonio García Angel) compartieron su tiempo y reflexionaron sobre literatura junto a tres escritores argentinos: Juan Terranova, Oliverio Coelho y Matías Capelli.

Uno de los resultados de esa experiencia compartida es este libro, que reúne doce textos, doce miradas que arman varios mapas posibles de una Buenos Aires poblada de fantasmas, edificios, recuerdos, anécdotas y fantasías. Una Buenos Aires tan sorprendente como real. Los invitamos a recorrerla.”

Para leer el libro gratis, clickear acá.

Tags: De todo un poco (literatura y misceláneas)

Crítica literaria e informes de lectura x Ignacio Echevarría

junio 27th, 2012 · No Comments

“Más allá de que adopte o no una forma “despiadadamente personal”, la crítica, si reclama ese nombre, y si quiere ser algo más que simple desahogo o exhibicionismo, habrá de plantearse y resolver, allá donde se formule, el problema de su alcance social y de la comunidad a la que se dirige y que, de un modo u otro, contribuye a modelar, a confrontar o a combatir, pues no otros son su razón y su sentido.”

Un artículo en tres entregas: primera, segunda y tercera.

Tags: Discusiones y polémicas

Consejos para escribir

junio 26th, 2012 · 1 Comment

No se puede enseñar a escribir, pero siempre queda la alternativa de dar consejos: una serie de recomendaciones de parte de Henry Miller, George Orwell, Margaret Atwood, Neil Gaiman y William Safire.

El texto completo, acá.

Y por si no quedó claro, las recomendaciones de Elmore Leonard: “Si suena como literatura, lo reescribo”.

Tags: De todo un poco (literatura y misceláneas)

Escritores y prestigio: una entrevista con Damián Tabarovsky

junio 26th, 2012 · 2 Comments

“La pausa de Tabarovsky anticipa otro modo de inscribir las marcas de Libertella en tiempo real. ‘Es más fácil decir ‘estoy en contra del hambre en Nigeria’ que discutir tu praxis cotidiana: la relación entre literatura y mercado, entre literatura y sociedad, y de qué manera el mercado incide en las escrituras; un tema que generalmente se resuelve con el chistecito: ‘¡Pero si en la Argentina no hay mercado!’… Y ahí está esa idea genial de Libertella: allí donde hay un lector se constituye un mercado –recuerda–. Un escritor que no polemiza es un escritor prestigioso. Yo sospecho radicalmente del escritor prestigioso como de la peste. Ni Martínez Estrada, ni Fogwill, ni Aira encarnarían el lugar de escritor prestigioso. También se puede discutir por lo que un escritor deja de hacer.”

El texto completo, acá.

Tags: De todo un poco (literatura y misceláneas)

The Big Sur x Mariana Enriquez

junio 25th, 2012 · No Comments

“Qué recorrido raro, me decían. Yo avisaba que partía hacia el sur de Estados Unidos: ¿es raro? Yo amo el gótico sureño, a Johnny Cash y a Nueva Orleans. Hay gente que ama Bollywood. En serio: el amor es siempre extraño y nunca se elige. Tampoco los territorios de la imaginación.

¿Sabés lo que significa extrañar Nueva Orleans?

-¿Argentina? ¿Eso es un país?

El señor taxista que nos trae, a mi compañero y a mí, desde el aeropuerto, no entiende de dónde venimos. Le decimos que sí, que es un país.

-¿Y dónde queda? En el sur, le decimos, pero en el sur de América del Sur.

-¿Cerca del polo?

El texto completo del viaje de Enriquez al sur de los Estados Unidos, acá. Y la segunda parte de la nota, acá.

Tags: Sobre periodismo (crónicas y textos ajenos sobre el oficio de cronista)

Gay Talese: diez entradas sobre el ejercicio del periodismo literario

junio 24th, 2012 · No Comments

“Siguiendo su consejo, el ejercicio consistió en dejar que Talese hablara, explorase sus ideas, reflexionase sobre sus últimas obras y su contribución al periodismo. Inmerso en su propio juego, Talese charló durante más de una hora en la que no fue interrumpido en ninguna ocasión. Sus palabras fluyeron con naturalidad por el sinuoso camino de su historia, la Historia y las historias que nos ha hecho llegar a lo largo de 60 años de carrera.”

El texto completo, acá.

Tags: Sobre periodismo (crónicas y textos ajenos sobre el oficio de cronista)

Andrew Loog Oldham x Andrés Caicedo

junio 23rd, 2012 · No Comments

En diciembre de 1976 el escritor colombiano se cruzó por casualidad, en las calles de Bogotá, con el manager (y algo más) de los Rolling Stones.

Acá, el resultado de esa entrevista.

Tags: Leído, visto y oído (en la web)

Conciencia de clase

junio 22nd, 2012 · No Comments

Pocas cosas comparables al glorioso sentimiento que nos embarga cuando extendemos nuestra mano benefactora, rebosante de coloridas, y un poco gastadas por el frenético ritmo de las tendencias, camisas rayadas, de alimentos no perecederos, de camioncito de plástico al que le falta solo una rueda trasera. Se nos empaña la mirada, se quiebra la voz y hacemos el gesto de no, no hace falta el agradecimiento. Antes que tirar nuestras sobras preferimos que las cosas sigan su ciclo no tan vital en otros círculos, que no son los del infierno, sino celestiales debido a nuestra inmensa bondad y comprometido esfuerzo.

Nos resulta tan duro el invierno. Nos sorprende en el medio de la noche, bajo las sábanas, el cálido y perturbador pensamiento de los olvidados por la buena fortuna, que duermen a cielo abierto, que saben y cargan sobre su espalda la exacta dureza del pavimento (1). Apenas podemos disfrutar de la comida por la imagen impresa, reproducida hasta el cansancio con triste música de fondo, de negros flacos en desiertos interminables, de viejos con pocos dientes, de mujeres de mirada dolorosa. Nuestro cargo de conciencia nos delata en los restos que quedan en nuestros platos, en frutas y verduras pasadas, en todos los envases llenos y vencidos de nuestra heladera.

Por eso, quizá, nos indignan tanto aquellos que ostentan su riqueza, malditos banales, carentes de talento, evidencia certera de eso que llaman suerte. Se levantan, nos encierran las puntas talladas de la envidia y apenas podemos combatirlas, ocupados como estamos con las necesidades ajenas, con los que están abajo y tiene menos, tan necesarios e imprescindibles para poder sentirnos bien con nosotros mismos, con nuestra vida, con lo que tenemos.

Perro que ladra

  1. Vía @gauyo

Tags: El Recomendador, por El Perro (actualiza los viernes)

El señor Vonnegut recomienda

junio 22nd, 2012 · No Comments

Ocho consejos para escribir un buen cuento, acá.

Tags: De todo un poco (literatura y misceláneas)

Literatura brasileña de la periferia

junio 22nd, 2012 · No Comments

“Esta antología pretende ofrecer a los lectores argentinos un panorama de un gran mundo que se adelantó a la crítica literaria y decidió autodenominarse ‘Literatura Marginal’ o ‘Literatura Periférica’, un movimiento literario y social que empezó a articularse desde fines de los noventa en las regiones suburbanas de la Ciudad de San Pablo. Movimiento Literario, en tanto se posiciona desde prácticas de trayectoria letrada (literatura, publicación de libros, salones literarios, editoriales), reapropiadas en un contexto marcado por otros espacios (la calle y los bares), otras biografías (inmigrantes nordestinos y descendientes de esclavos) y otras pedagogías (hip-hop y literatura de cordel)”.

El dossier completo, en la revista digital No retornable.

Tags: De todo un poco (literatura y misceláneas)

Una entrevista inédita con William Burroughs

junio 21st, 2012 · No Comments

“Durante el transcurso de la visita, Fallowell grabó tres horas de entrevistas formales con Burroughs. Con muy poco tiempo para editar el material, apenas unas dos mil palabras de la conversación fueron comprimidas y presentadas en forma de preguntas y respuestas, para Time Out. Esta fue la única publicación en la que apareció la entrevista, hasta 1994, cuando resurgió en el libro, Penguin Book of Interviews. Sin embargo, en el acelerado proceso de edición, varias páginas (algunas con anotaciones) quedaron en el cuarto de edición, y las porciones editadas de esta conversación permanecieron en el olvido por los siguientes 30 años. Hasta ahora.”

El texto completo, acá.

Tags: De todo un poco (literatura y misceláneas)

De cómo el cacerolazo me llevó a ver la peor película argentina de la historia

junio 21st, 2012 · 1 Comment

Por Maximiliano Tomas

La historia se repite siempre dos veces: la primera como tragedia y la segunda… ¿cómo era? Mejor empiezo de nuevo: el jueves pasado tenía que encontrarme con una amiga en la librería El Ateneo de Callao y Santa Fe. Cuando estaba por llegar, a eso de las seis de la tarde, caminando por Callao empecé a escuchar un ruido conocido (pero enterrado en la memoria) que hizo que me diera un escalofrío: eran unos pocos manifestantes golpeando sus cacerolas. Pasé rápido por ese súbito baño de tiempos pasados y me metí en la librería. Un rato después, cuando volví a salir a la calle, la manifestación se había multiplicado, la cantidad de personas ya alcanzaba para cortar el tránsito, se escuchaban gritos y se veían carteles, y yo doblé rápido por Callao hacia Córdoba, antes de que la hora, el frío y el ruido terminaran por deprimirme del todo. Mientras pensaba en que hay algo levemente siniestro en el hecho de que los jueves, históricamente asociados al reclamo de las Madres de Plaza de Mayo, hayan pasado a ser los días de los nuevos cacerolazos en Buenos Aires, un cartel me llamó la atención: era un afiche de una nueva película argentina llamada Acorralados. Tardé unos segundos en entender el juego del título con el logotipo, diseñado sobre un fondo de billetes verdes. “Un hombre dispuesto a todo por recuperar lo suyo”, decía la bajada. Una leyenda  aseguraba que el filme estaba basado en un hecho real. A la realidad le gustan las simetrías, escribió Borges, y quizá el cartel y las cacerolas me estuvieran tratando de ofrecer la clave de algo, de pasar algún mensaje. El casting no hacía las cosas fáciles: Federico Luppi, Esther Goris, Gabriel Corrado, Gustavo Garzón. Pero me dejé llevar y terminé caminando hasta Rivadavia, y doblé a la izquierda hasta el cine Gaumont. Pregunté los horarios. No me sorprendí cuando me dijeron que la película empezaba en unos minutos. Pagué la entrada, subí las escaleras y entré.

¿Cómo fue que escapando de los cacerolazos de la vida real me metí en un cine a ver una historia con cacerolazos de ficción? Las conté: en la sala, habitualmente vacía, éramos casi cuarenta personas. Muchos podrían estar escapando del frío, otros haber decidido de manera consciente someterse a la película, yo me dejé llevar por las circunstancias y una buena dosis de masoquismo voluntario. La historia real detrás de la ficción es esta: el 21 de enero de 2002 Norberto Roglich, un diabético de 65 años jubilado por invalidez, fue a la sucursal del banco Bansud de Tandil armado con una granada de mano (que más tarde se sabría que era falsa). “O me dan la plata o volamos todos”, amenazó mientras exigía que le devolvieran sus ahorros, unos 22 mil dólares. Roglich consiguió así el dinero y volvió a su casa, aunque al otro día fue arrestado y acusado de los delitos de extorsión y tenencia de armas de guerra. Una historia más de las tantas que amasó la desesperante crisis argentina de diciembre de 2001.

En la película, Federico Luppi interpreta a Roglich (es una hipérbole: Luppi siempre hace de Luppi), Corrado al gerente del banco (difícilmente le creamos a Corrado nada que no sea romántico y se emita por las tardes en formato televisivo), Garzón compone al policía menos verosímil del condado y Goris, bueno, no se sabe muy bien quién es o qué hace el personaje de Goris. En la primera escena Luppi va a visitar la tumba de su ex esposa y cuando se pone una pistola en la cabeza para suicidarse es asaltado por una banda de chicos de la calle que le roban el arma, la boina y hasta los zapatos. Desde entonces, los lugares comunes se encadenan uno a otro en una violenta sucesión por alcanzar un récord Guinness: además de ser insulinodependiente y viudo Luppi es un respetado e intachable artista; en el banco hay una joven secretaria que es la amante de Corrado y que terminará enamorándose de uno de los rehenes; también anda por ahí una pareja de padres con un chico sordo que necesita el dinero del corralito para ser operado en los Estados Unidos, y un guardia de seguridad honrado, que luego de una leve resistencia se pone del lado de Luppi. A pesar de transcurrir en Buenos Aires, casi todos los extras hablan con un leve acento puntano (la película tiene el apoyo de San Luis Cine) y en pretérito perfecto, las actuaciones y los diálogos vienen siempre remarcados por gestos que hacen explícita cualquier intención del guión y, por alguna simbología que se me escapa, los personajes que están dentro del banco (desde Luppi hasta el chico sordo) visten uniformemente de color celeste.

¿Qué querían decir, contar, exponer los guionistas y directores de esta película? Imposible saberlo, porque para ser un filme que busca ofrecer una moraleja, el sustrato ideológico es decididamente confuso. Existe, por qué no, la necesidad de un documental riguroso sobre esos días de diciembre de 2001 y los meses que siguieron. Incluso vendría muy bien que alguien se decidiera a filmar una parodia acerca de los temores de clase y las luchas desatadas por entonces (con el trasfondo de la patética seguidilla de cinco presidentes en una sola semana). Pero la crisis fue un suceso demasiado doloroso como para que sea algo como Acorralados lo que dé cuenta de ella. Con un poco de suerte, sus responsables verán cómo esta ficción alcanza alguno de sus tres destinos posibles: el de convertirse en alguna de esas películas de trasnoche que grupos de amigos alcoholizados van a ver para reírse hasta quedar exaustos; como compendio para estudiantes de cine de primer año sobre todas las decisiones equivocadas que pueden tomarse en apenas una hora y veinte de película; y el último, y tal vez el más benévolo, el olvido inmediato. Por mi parte, la noche no terminó siendo del todo negativa. A la salida del cine, caminando por Rivadavia hacia Callao, en una librería de saldos encontré Ebano (las crónicas africanas del cronista polaco Ryszard Kapusicinski) a apenas quince pesos. Todavía debe quedar por ahí algún ejemplar disponible.

(Publicado en lanacion.com)

Tags: Columnas de opinión propias en LA NACION y otros medios (2012 en adelante)

Gay Talese: “El 11-S acabó con el buen periodismo”

junio 20th, 2012 · No Comments

“Quería intentar descubrir quién soy, porque no lo sé muy bien. Creo que siempre me he visto a través de mi trabajo, toda mi vida he escrito sobre otros y siempre he tratado de quedarme al margen de la historia”. Y quizás por eso el título del libro confunda, porque no son unas memorias que describen la vida de este escritor, sino un autoanálisis del trabajo del escritor y su forma de abordarlo. “Soy un escritor que escribe haciendo reportajes y además soy un reportero. La idea es que lectores y escritores descubrieran en qué consiste un trabajo en el que son tan importantes las historias que se publican como las que no”.

Una entrevista con el cronista estadounidense, que presenta nuevo libro: Vida de un escritor.

Tags: Sobre periodismo (crónicas y textos ajenos sobre el oficio de cronista)

El hijo transexual de papá Hem

junio 20th, 2012 · No Comments

“Gregory ha quedado marcado como la ‘oveja negra’ de la familia Hemingway. Fue el segundo hijo que Ernest  tuvo con Pauline Pfeiffer, la segunda mujer del escritor (se casó con cuatro). Nació en Kansas en 1931 y murió en 2001 en Miami, tras sufrir un infarto mientras cumplía condena por exhibicionismo en una cárcel de mujeres! ¿De mujeres? ¡Sí, de mujeres: Greg decidió someterse a una operación de cambio de sexo a mediados de los 90. Pasó a llamarse Gloria. Aquella muerte tan sórdida, de la que los medios informaron telegráficamente, encubría una dramática y convulsa historia personal. La identidad de Greg/Gloria nunca se consolidó. Esa fue quizá la consecuencia más grave de la turbulenta relación que mantuvo toda su vida con su padre.”

La historia sobre el libro escrito por John, nieto de Ernest Hemingway e hijo de Gregory, acá.

Tags: Leído, visto y oído (en la web)

Recuerda: nunca escribas mails o sms cuando estás borracho

junio 19th, 2012 · No Comments

¿Qué mensajes de texto hubieran mandado Cheever, Stein, Celan e incluso Dan Brown después de una noche de jüerga? Las respuestas, acá.

Tags: Leído, visto y oído (en la web)

La crisis en España y la inmigración latinoamericana

junio 19th, 2012 · 1 Comment

“Micaela es mi mejor amiga. Y está a punto de abandonarme. Se cansó. Aunque no limpia suelos como la mayoría de inmigrantes peruanas en este país, nunca consiguió insertarse en el ahora más que nunca difícil mercado laboral español. Está sola. Yo también lo estoy. No tenemos familia en este lugar, más allá de nuestras parejas y nuestras respectivas hijas. Se cansó de que su marido trabaje de camarero diez horas al día y llegue a las 11 de la noche, cuando a ella ya no le quedan energías ni para freírle un huevo o tener una conversación.”

Una crónica de Gabriela Wiener.

Tags: Sobre periodismo (crónicas y textos ajenos sobre el oficio de cronista)

Los escritores eligen sus libros favoritos de todos los tiempos

junio 18th, 2012 · 1 Comment

Para la edición de este libro, se les preguntó a 125 escritores ingleses y estadounidenses (entre ellos Norman Mailer y Jonathan Franzen) sobre sus diez libros de ficción favoritos de todos los tiempos. Y en esta nota están, ordenados, algunos de los resultados. El top five de autores quedó así: Tolstoy, Shakespeare, Joyce, Nabokov y Dostoievsky. No, no figura ningún argentino.

Tags: Leído, visto y oído (en la web)

Extra, extra: salió el segundo número de la Revista Tónica

junio 17th, 2012 · No Comments

Y trae, entre otras cosas, un completo dossier sobre el affaire Kodama-Katchadjian y El Aleph engordado, con las palabras de los defensores y los que acusan al escritor, y la versión completa del texto en cuestión. Y también una interesante introducción al tema del director de la revista, Juan Terranova.

La versión online de la revista, acá.

Tags: Discusiones y polémicas

Por qué odio los sueños x Michael Chabon

junio 16th, 2012 · 1 Comment

“I hate dreams. Dreams are the Sea Monkeys of consciousness: in the back pages of sleep they promise us teeming submarine palaces but leave us, on waking, with a hermetic residue of freeze-dried dust. The wisdom of dreams is a fortune on paper that you can’t cash out, an oasis of shimmering water that turns, when you wake up, to a mouthful of sand. I hate them for their absurdities and deferrals, their endlessly broken promise to amount to something, by and by. I hate them for the way they ransack memory, jumbling treasure and trash. I hate them for their tedium, how they drag on, peter out, wander off.”

El texto completo, acá.

Tags: Leído, visto y oído (en la web)

Maneras de ser (pelotudo, a veces)

junio 15th, 2012 · 1 Comment

Mirar completo el programa de Tinelli para hablar mal del programa de Tinelli. No emborracharse en cumpleaños y casamientos (1). Ahorrar en monedas. Comentar en las columnas de opinión de los diarios online. Negar tres veces por día que mirás porno. Adherir a una causa reenviando un mail. No mentir. Creerte constructivo por criticar. No probar las muestras gratis. Bañarte todos los días. No leer mucho. No consultar precios en MercadoLibre. No parar en los kioscos a mirar la tapa de las revistas. Confiar en los tiempos de entrega de las compras por internet. No creerte fotógrafo. Elegir mascar chicles en vez de fumar. No confiar en lugares comunes o estereotipos. Ir caminando para asociarte a una protectora de animales esquivando la gente que vive en la calle. No hacer caso de los carteles. Comprarte zapatillas blancas. No dormir en el transporte público. No querer ir en el asiento de adelante. Defender a las mujeres que amamantan en público. No robar caramelos. Negar los prejuicios. No usar para no ensuciar. Masturbarte y no tener nada cerca para limpiarte. No quedarte solo. Proclamarte ecologista por comer verdura. Regalar medias. Bloquear prejuicios. Devolver libros. Mirar películas dobladas. Usar reloj en la muñeca. Promocionar la autoayuda. Creerte imprescindible. No seguir una serie. Tener hijos. Creerte escritor (2). Argumentar con estadísticas. No desear la mujer de tu prójimo o el prójimo de tu amiga. Tener un blog para hablar mal de twitter. Tener twitter para hablar mal de Facebook. Tener Facebook para etiquetar gente en fotos de perros. Creerte agudo por ser obtuso. Romper un corazón, las bolas. Terminar paciencias.

Perro que ladra

  1. Vía *Ric.
  2. Gracias Sil.

Tags: El Recomendador, por El Perro (actualiza los viernes)

Ultimo momento: ¡María Kodama perdió una demanda!

junio 15th, 2012 · No Comments

El escritor Pablo Katchadjian fue finalmente sobreseído en la demanda que le iniciara la viuda de Jorge Luis Borges.

Más información, acá.

Tags: Discusiones y polémicas

Un mundo lleno de libros y escritores, y con cada vez menos lectores

junio 14th, 2012 · 8 Comments

Por Maximiliano Tomas

Ayer fue el día del escritor y aunque no mandé ningún saludo me acordé de algunos muertos ilustres recientes y de algunos amigos que, cada tanto, publican libros buenísimos que no lee casi nadie. Después leí los diarios y se me dio por pensar (que es lo peor que uno puede hacer cuando tiene un poco de tiempo libre) en libros, en la industria editorial, en fin, en eso que llamamos literatura y tampoco le importa a casi nadie. Y recordé entonces una broma que devino en mito (y ya lo sabía aquel médico austríaco obsesionado con los sueños, el sexo y la cocaína: detrás de cada broma hay escondida una buena dosis de verdad). Esta leyenda dice que es mentira que en la Argentina de antes se leyera más, y que los lectores son siempre los mismos y se van renovando: más o menos unas diez mil personas que son las responsables de que la industria literaria (editores, escritores, correctores, docentes, críticos, talleristas, periodistas culturales) no desaparezca de una vez y para siempre. Nadie sabe de dónde salió ese número tan arbitrario, aunque lo mismo daría que fuera el doble o la mitad. La sensación, al menos en Buenos Aires, es la misma: todos andan con un libro bajo el brazo (o en el disco rígido, es una forma de decir), todo el mundo cree que debe escribir y publicar lo que sea que haya escrito. En fin, que pareciera que cada vez hay más escritores y menos lectores. Algo así es lo que dijo en una entrevista Juan José Becerra, que anda por España promocionando su última novela, La interpretación de un libro: “La literatura ya no es un fenómeno de masas; la proporción que la industria del libro se permite para la literatura es mínima; la actualidad del discurso literario es buena en aspectos formales pero la comunidad que espera algo de ese mundo cada vez es más pequeña… En realidad, hoy ya hay más literatura que lectores”. La literatura, termina Becerra, “es como una religión marginal: se vive con intensidad pero cada vez afecta a menos gente de manera íntima”.

Un artículo de febrero de este año lo desmiente y le da la razón al mismo tiempo. Porque si bien la literatura no es ya un fenómeno de masas, se publican cada vez más libros, al menos en la Argentina. En 2011 se editaron 100 millones de ejemplares (33 por ciento más que en el 2010) y unos 26.800 títulos diferentes. De todos esos libros, al menos la tercera parte fue englobada por la Cámara Argentina del Libro dentro del rubro literatura. ¿Quiénes son los lectores de todos esos libros? ¿Los hay? ¿Qué porcentaje de los libros literarios que se editan se ponen efectivamente en circulación, es decir, se venden y son leídos? Habría que hacer, algún día, una clasificación de los lectores de literatura (no de los de bestsellers, autoayuda, libros de actualidad o coyuntura, que son los que con sus compras sostienen a la industria editoral) en categorías. ¿Cuántos tipos de lectores existirán? El lector profesional, por ejemplo: editores, críticos, periodistas, informantes. El lector de temporada o lector golondrina: aquel que lee uno o dos libros al año, en la playa o en las montañas, en vacaciones o durante el tiempo libre. El lector obligado, es decir, el estudiante de letras, literatura y ramos afines. El lector resistente: el que a pesar de los precios de los libros, por una cuestión de dignidad, devoción, pasión, prestigio o curiosidad todavía compra novedades y atiende las sugerencias de los suplementos culturales. El lector groupie, interesado en convertirse en escritor: el que va a charlas, conferencias, presentaciones de libros y firmas de ejemplares para espiar cómo es ese mundo al que más tarde o más temprano buscará integrarse. Sumándolos a todos, ¿llegaríamos a los diez mil?

La literatura, decíamos, no le importa a casi nadie (¿pero cuántas personas están interesadas en la astronomía, la física cuántica, el arte contemporáneo, la música clásica, la fotografía documental?). También tienen razón los que aseguran que, como todas las artes que se sustraen a la lógica de la funcionalidad, no sirve para nada (lo que es lo mismo que decir que sirve para cualquier cosa: aprender a pensar, combatir el insomnio, entretenerse, olvidarse de algo o de alguien, alimentar charlas de sobremesa, enfermarse de bovarismo, ser más o menos miserable, la lista es larga). Pero si hay algo seguro es que, a pesar de que haya cada vez menos lectores, nos sobrevivirá. Porque aunque suene paradójico, la literatura existe haya o no lectores (y es por eso que las reglas del mercado no tienen, en el fondo, ninguna importancia). Mientras tanto, seguiremos recordando las obras de unos pocos muertos ilustres recientes y esperando esos libros buenísimos que algunos amigos publican cada tanto, y casi nadie lee.

(Publicado en lanacion.com.ar)

Tags: Columnas de opinión propias en LA NACION y otros medios (2012 en adelante)

Ray Bradbury x Mariana Enriquez

junio 13th, 2012 · No Comments

“¿Qué ha hecho este hombre de Illinois, me pregunto, al cerrar las páginas de su libro, para que episodios de la conquista de otro planeta me llenen de terror y de soledad? ¿Cómo pueden tocarme estas fantasías, y de una manera tan íntima?” Así, impactado, perplejo, escribía Jorge Luis Borges el prólogo a la edición argentina de Crónicas marcianas, libro que leyó en los últimos días del otoño de 1954, apenas cuatro años después de la publicación original. Y su pregunta apunta al centro del misterio de la literatura de Ray Bradbury: por qué sus historias sencillas, clásicas, de enorme belleza lírica, producen revelaciones, provocan vívidos desasosiegos, reviven terrores atávicos y deliciosos, urgen, también, a contar. No hay escritor cuyo impacto, especialmente en la adolescencia, pueda compararse al que produce Ray Bradbury.”

Acá el texto completo.

Tags: Leído, visto y oído (en la web)